EL NUEVO BONO PARA ABSORBER PESOS

dolar_blindado

 

OBJETIVO: BAJAR EL PARALELO

La financiación continua del déficit fiscal por parte del Banco Central genera una presión permanente sobre la inflación. Durante la gestión de Marcó del Pont, la financiación del déficit combinada con bajas tasas de interés eran un cóctel explosivo para la inflación y la presión cambiaria. Ésta última adquirió un vigor importante a fines del 2013, hasta que Juan Carlos Fábrega dio el golpe de timón con la devaluación de enero, con la fuerte suba de tasas de interés y con forzar a los bancos a liquidar activos en dólares. La presión cambiaria cedió completamente durante un semestre en el que la autoridad monetaria además contrajo la base monetaria en términos reales.

Sin embargo, la profundización del déficit fiscal obligó al Central a absorber cada vez más pesos para evitar que la emisión se traslade a presión sobre el dólar y sobre los precios en general. De continuar así, Fábrega debería comenzar a subir las tasas de interés para absorber mayor cantidad de pesos (encareciendo el financiamiento de las empresas) o bien liberar la situación tratando de contener al dólar. En este marco el gobierno decidió finalmente comenzar a reducir el peso de los subsidios en el gasto público (principalmente en las tarifas de los servicios) y ayudar a la absorción de pesos con la emisión de deuda.

Mediante la resolución conjunta 221/2014 y 60/2014 crearon el Bonar 2016, que se licitó el jueves. Se trata de un bono que vence en el 2016 y paga un interés variable más un 2% trimestralmente. El interés variable es la tasa Badlar Bancos Privados, que es la tasa de interés que pagan los bancos privados por depósitos de más de un millón de pesos. Actualmente esa tasa se ubica en niveles del 20% anual, con lo cual el bono estaría pagando –merced a su cotización bajo la par- un 22% nominal anual. Sin embargo, es probable que cotice en el orden de los $ 98 para equipararse con el resto de los bonos Badlar y rendir más cerca de 3,5% anual sobre Badlar.

Estos títulos son muy demandados por los inversores institucionales (fondos comunes de inversión, bancos y compañías de seguro) y suelen tener un rendimiento bajo pero con poca volatilidad y vinculado al nivel general de tasas. Son útiles para los bonistas como una diversificación y un resguardo más seguro del capital ante la volatilidad de los títulos en dólares y los ajustables por CER, pero su rendimiento es menor.

Si bien el rendimiento de los soberanos en dólares es difícilmente igualable por otro título público, en el mercado ya empieza a considerar un techo para el dólar en el corto plazo. Aún la demanda de divisa en la bolsa es sostenido por los importadores, quienes ante la imposibilidad de adquirirlos en el mercado mayorista de cambios a $ 8,42 recurren al “contado con liqui”. Pero el encarecimiento de los últimos días y la recesión ya comienzan a atenuar la compra de bonos en dólares para venderlos en el exterior. En este escenario, una mayor diversificación hacia bonos en pesos puede ser una buena estrategia para reducir la volatilidad del dólar.

Eduardo Cardenal, Clarín, IECO, 28.9.2014

10.120 comentarios


    Fatal error: Allowed memory size of 103809024 bytes exhausted (tried to allocate 6554647 bytes) in /nfs/c06/h04/mnt/91641/domains/labolsadetavares.com/html/wp-includes/comment-template.php on line 1628